sábado, 21 de enero de 2017

LLAGA Y MEDICINA...

Asì recuerdo esas expresiones de condolencias en aquel Sur de tejamanil, cuasi taíno, cuando la solidaridad del vecino humilde te consolaba, y del que no era tan vecino, pues la mala nueva llegaba impulsada por la brisa del silencio; extraño brío lleva el caballo, y de comarca en comarca, caseríos tras caseríos hasta alojarnos al rancho; potros airados que a ultranza levantan la polvareda, y vivo en esas veredas entre lejanía y canto. ¡´´Dios da la llaga y también la medicina´´!, cuando a veces todo llega junto, pues ser pierden los amores cuan gusanos que alados irrumpen y vuelan; allá van, hechos mariposas, flores y espinas confundiendo al colibrí, mas, hoy aquí, en mis saudade, hay un sol que me enaltece, nuevo amor, otras bondades; veo mi madre que saluda mientras el corazón me crece...

sábado, 14 de enero de 2017

TIEMPO DE REÍR; TIEMPO DE LLORAR...

¡Hasta siempre, Mamà!!!!!!

Como cuando se enfría el golpe. Comienza el verdadero dolor, que hincha, late; martilla como en el más duro de los robles. En este caso, nos ocupa la muerte de mi madre, Anita Nin, por la cual agradezco a Dios habérmela concedido por tiempo considerable, aunque, mientras más tiempo, más duele, y llega el tiempo debajo del sol, el tiempo del eclesiastès; hoy lloramos, porque con su muerte conjugamos los momentos de amor, de ese cariño meloso que a veces asimilábamos empalagados como niños malcriados; quisiera aprovechar en vida esta experiencia; por amor exonerar a mis hij@s de la pena que hoy siento, que sean fuertes, unidos, sobre todo, al lado de su madre e hij@s, y que cuando me toque partir de este mundo me despidan con alegría, con la fiesta que siempre he pretendido hacer de mi vida, por encima del péndulo que nos saca de ella enseñándonos la tristeza.

Por eso tiendo un ramo de olivo a mis herman@s, pues uno sostiene la carga que puede sostener y ya liviano me estoy sintiendo, sin reservas, pues al lado del olivo, ahí les va uno de rosas.

¡Madre querida!, me despediste sublime; al verme marchar en la víspera me besaste de lejos como niña que le están enseñando a besar; antes, ya habías tomado mi mano derecha, la besaste, luego de acariciarla.

¡Que bonito gesto me llevo ´´May´´!, cuando sonreíste al leerte mi prosa, ´´Jesús en mi Corazón´´, donde alabaste el concepto y la imaginación que tengo sobre el gran maestro, lo que te hizo pensar que algún día, quien suscribe, podría honrar su nombre acrisolado y sacarlo de las influencias ortodoxas; pero me advertiste, que a Jesús, nuestro Dios tangible, hay que aceptarlo y quererlo sin remilgos.

¡Ahora te dejo tranquila!; ¡Sólo un favorcito más!, si te encuentras con mi padre Josè C. Gòmez F., dile cuanto le he extrañado, y cuan orgulloso de que haya sido mi paradigma de moral, ambos cabalgando por esos lares sureños como caporales de postales; que junto a nuestro Jesús, sea tu escudero...

domingo, 8 de enero de 2017

¡RECICLAR; CICLOS QUE VUELVEN, SE VAN...!.

Se despeja el cielo de la inquieta nube gris que lo cubre, las aguas echan su último discurrir entre las hendijas porosas de la tierra que celosa no le ofrece paso al mar; ya los reyes quedan en la lejanía sideral, sea por tiempo o imaginación pueril, sus caballos van cansados por el afán de surcar las alturas, mientras aquí, abajo, deja las mismas caras, unas, alegres; otras, de amarguras...
Vuelan nuevas mariposas nacidas de otros gusanos; muere el loco y el anciano, y no es en vano, pues nuevos siguen detrás, y brisas alisias que allá, entre esas sinuosas lomas, nos dicen que ya se asoma el ritual de la cuaresma, el asueto, religión, baja pasión, fiestas de patria, eternas, y las hipocresías del perdón.
Es la vida que camina, como ruedas, bicicleta; sabe aprovechar las fiestas cuando llega la ocasión, pues amarga llora entonces el arranque de sus plumas, como el águila; linda piel echa el gorrión y se prepara a un vacilòn de carnaval de pasiones; llegan nuevas ilusiones y todo corre a su ritmo; lo sabemos los cantores: ¡como morimos, vivimos...!!!!.

martes, 27 de diciembre de 2016

¿NAVIDAD CON LIBERTAD?

Asì recuerdo coreaban los que celebraban la muerte de Trujillo y la caìda de la satrapìa; llega a mi memoria en esa navidad de diciembre de 1961 donde comienza a germinarse el caos, sì, porque la disciplina sin libertad es tiranìa, pero la libertad sin disciplina es caos, dijo Cuellen Hightower...

¡Pobre Estado dominicano!, inmerso en el compromiso de reglas de juego foràneas, delincuencia importada con complicidad vernàcula y politiquera, proselitista, de una democracia aparente y difusa, cuya debilidad lo permite todo, menos la seguridad de nuestra gente, hij@s, niet@s...

miércoles, 21 de diciembre de 2016

FUE UN 21 DE DICIEMBRE...

Esa fecha constituye la gestación de la vida hoy; de los hij@s, niet@s; experiencias que hicieron llorar, reír, felicidad, ilusión y desilusión que forjan al ser humano, donde aquì no se es totalmente bueno ni totalmente malo, sólo son pasiones, amor que por su ultranza hacen coartadas y hieren el corazón; allí queda la mujer, para mi más que inmaculada, la abuela amada, la amiga, el amor filial de su propio vientre; y con ella, hoy, mi felicidad, mis recuerdos, mis errores, la detención del tiempo en mis adentros para no dejar que escape la inocencia y ternura de nuestros frutos; la ansiedad, lo entrañable y extrañable, la tristeza y alegría a la vez, las añoranzas...

jueves, 8 de diciembre de 2016

¡DE PARTIDAS Y RETORNOS...!!.

¡Y esta vez sí se marchó!,
atiborrada de pesares
más que de amor;
atravesaba el camino
dejando escapar el sopor
que nunca cupo en su maleta,
tampoco en su corazón;
tambaleaba su cuerpo,
su indecisión,
de retórica virtual y literal
era repleta;
dejó escapar por ser de otoño,
el perfume de su flor...

miércoles, 7 de diciembre de 2016

DEL GALLO A LA GAVIOTA, DE PALOMAS Y OTRAS AVES; DEL AMOR A LA QUIMERA...

¡Oh gaviota! que buscas agua
aun sabiéndote no mansa;
siento tu pico que a ultranza
surca sangrando mi cuello,
¡vete! y vuela por el cerro,
no busques en mi esperanzas;

Déjame entre la confianza
de las hermosas gallinas,
que no se elevan,
caminan,
al cocorò de polluelos;
como madre en la cocina
con decoro y con desvelo;
amando hacen su nido,
son quedas,
comen maíz,
y hasta la polla ´´quiquì´´,
procrea, pero no vuela...

Mas no sè de qué manera
quise ser un gran faisán;
tuve carrera y afán
y me impuse en las galleras;
subsistí con cicatrices
como soldado que en guerra
quisiera volver al lar,
amar bajo el flamboyàn
sintiendo el olor a tierra...