domingo, 4 de diciembre de 2016

CUANDO LA VIDA INSISTE...

En papel de estraza escribe lo que fue su recorrido a ese lugar, donde su época de esplendor desdice de la mujer que quedó atrás, en algún sitio, y que una vez fue la química que energizaba las pasiones; hoy, es toda máquina fría, como las colas inusitadas del tráfico del día; se está yendo con el tiempo, como la música que ya no se escucha en sus villas añoradas, donde sólo su encuentro furtivo con una mujer lo obligan a estirar sus músculos que ya comienzan a cansarse; saluda, y reconocen al hombre de aquella época de oro, pues eso es la juventud, oro postrado sólo ante los años que se llevaron a sus compañeros de taberna. ¡Muriò Fulano!, ¿cómo?, sì, ¡y Mengano también!, ¡igual que Prensejo!, ¡y ya Sutanejo no levanta el codo!, abatido por el plomo de su taller de fundición; ¡triste!, pero es que aún huele a ron, se escucha o imagina entre esa taberna, por complacencia al añejo quizás, el Son montuno lejano, y, recostado y ufano de aquello que pese a lo lejos, llevan a su boca el trago entre la espera de la hembra...

miércoles, 30 de noviembre de 2016

SENTIMIENTO ANCLADO...

Como perenne el camino, ese ´´allí mismo´´ de los campos y sitierìas lejanas donde vamos con entusiasmo en busca de lo que nuestros ojos no ven hace tiempo, en procura de la ratificación de amor o rechazo; por lo menos tratando de soltar las anclas de esta nave que necesita besarte al compás de la fuerza que la empuja hacia el atracadero, o simplemente marchar, sigiloso y herido, pensando en el horizonte...

martes, 22 de noviembre de 2016

SÀBANAS QUE ABRAZAN...

No nos dejan poner pies en polvorosa, ni en las alfombras tejidas en telas de colores que simbolizan cariño, rosas hermosas; te retienen los amores mientras vueltas das en la cama, como una magia, maraña, de hojas secas azotadas por el frío, y dices en tus adentros y desvarìos, ¡levántate ya!, tras el amor; no esperes el próximo año para guiar tu rebaño, olvídate esos antaño, recoge ahora la flor...

viernes, 18 de noviembre de 2016

IRREVOCABLE DESILUSIÓN...

´´Besos que vienen riendo, luego llorando se van, y en ellos se va la vida, que nunca más volverá´´. (Miguel de Unamuno).

Y es que eran besos temerosos,
inseguros,
remilgosos;
les faltaba lo meloso,
esa cálida pasión;
besos entrelazados de conciencia
no salen del corazón...

¡Dejadlos ir...!,
pues la razón los abate,
mas, no tienen el dislate
del amor con devoción;
son agridulces,
entre guayabas y tomates
que purgan con salazón;

¡Vete!,
y bien lejos,
para siempre;
no dejes aquí en mi sangre
unos besos que son fiambres
y venenos de serpientes...

martes, 8 de noviembre de 2016

ENIGMAS CALLEJEROS...

La conociste en la ruta
de tus amores furtivos,
te aprisionó en una gruta
que fue refugio del vino;
¡fíjate que sí!,
que aún vivo,
de aquel tan grande desliz,
de una mujer cuan coqueta
con coraje y frenesí;
me quitó el tabú del medio,
me sentí un hombre feliz...

¿Quién se resiste al primor
de cinturas tormentosas?,
aquellas bocas de rosa
que parecen coincidir,
con la manzana,
el pecado,
de aquel  paraíso en marras,
muy creído y pretendido
de aquella hoja de parra,
que trajo sonrisa plena
y conquista tan sutil...

martes, 1 de noviembre de 2016

CONSEJOS DE MI PADRE...

No todas las lindas se besan,
entraba mi padre en razón;
sus labios son de cereza
con ácido de limón...
No todas las lindas se besan,
son bellas calamidades,
están llenas de maldades
con su boca que enternece;
su vano placer de aviesas
son meras casualidades,
aunque nos sepan a fresa...

viernes, 28 de octubre de 2016

¿HASTA CUÁNDO, MAMÁ?

Existir y no vivir,
una forma de sufrir
que nos acorrala el alma,
y aunque nos conforta la oración,
la calma,
mas,
se nos rompe el corazón;

El hombre,
como el árbol,
suelta en la brisa tensa
las hojas secas de su otoño,
en lo que llega el retoño,
y en eslabones tus trenzas;

Luces tenues en el cuerpo
de ese ser que me creó;
¿hasta dónde llevas, Dios,
ese amor tan prohijado,
del que me siento ufanado
como abejas en su enjambre,
tras la reina,
que es mi madre en su sentido,
quien a tientas,
y sigilosa,
está abandonando el nido?;

Entre ese ocaso inaudito
a mi me arrancas el alma,
sólo te pido en la calma,
brechas con luz entre gritos...