miércoles, 21 de febrero de 2018

¡ÉRAMOS FELICES, NO LO SABÍAMOS!...

Sólo nos perseguía el caliente rancio del tranvía; ese ferrocarril sin fin, espina dorsal de la cotidianidad y economía; ese dulce, a veces amargo, que en ocasiones siniestro, se quedó atragantado con nostalgias y añoranzas de lo menos malo; el olor a ron fermentado del bagazo de caña calentado por el sol del camino; corríamos encantados con olor a vino, a la orilla de los broques, paralelos con la iguana, el hurón y caimán neibanos; nos íbamos de la mano por la ribera del monte, sin mirar el horizonte y un destino peregrino...

sábado, 10 de febrero de 2018

COSECHA MALDITA...

Nada podrá resarcir el asesinato de una mujer, su fruto de entrañas fecundo y no nato, sus hij@s, su perro o mascota, víctimas del asecho de un lobo feroz denominado ´´metálico´´; mas, hasta el lobo es domesticable, no así una sociedad atiborrada de una libertad contaminada; aquella no vigilada, la que evoca Cullen Hightower, cuando establece que la disciplina sin libertad parece tiranía. Pero la libertad sin disciplina es caos. A la sombra de un Estado débil sólo medran los osados, los delincuentes, dice Máximo Gómez.

Parió la sociedad y la ebullición de la canalla. ´´La montaña parió un ratón´´; escapan las partes sanas, élites si se quiere, despojadas de calzados cuando huyen de la vorágine, de la lava ardiente del volcán social, de la apetencia de una libertad de culto a ultranza, diabólica, donde Satanás es el hombre mismo.
Y cada día se superará el mal, terminará por desaparecer la capacidad de espanto; ganó la convulsión soez y maldita de las bajas pasiones, de las acciones del hombre que motivaron la creación de las leyes; leyes que hoy son letras muertas.

¡Es cosecha de la sociedad!, de una siembra asumida por farsantes; pues, ´´al ojo del amo engorda el caballo´´. ¡Está pariendo la sociedad!, el bochorno, las heces asumidas como bondad...

jueves, 1 de febrero de 2018

PERFILES DE UNA INVASIÓN CONSPIRATIVA...

Por tercera ocasión he coincidido con promociones de decenas de conscriptos policiales haitian@s, en la estación del Metro del Centro de los Héroes; sí, hombres y mujeres, formad@s en nuestra Academia Policial 2 de Marzo, de Hatillo, San Cristobal.
Hay que tomarlo con pinzas, si vemos como se divide la opinión pública a través de intelectuales dominicanos y la clase periodística que nos informa. Recordar a Pío Baroja, cuando establece que ha visitado múltiples clubes de alta categoría y estancias palaciegas, notando con extrañeza que quienes portan el frac con más elegancia y soltura son los criados.
¡Cuidado!, que est@s reclutas no son criad@s ni analfabetas superad@s de este lado de amargo sudor. ¡Sí son haitian@s!, pues quien suscribe, en su niñez, l@s conoció muy de cerca en los bateyes en la época de la industria azucarera; conoció su acento y dicción, jugó con ellos a las canicas con semillas del mate, y, más adelante, l@s constrastó con l@s que vienen direct@s aquí a estudiar en nuestras universidades, pues son propios de otra clase, de otra educación y linaje, desde los tiempos de Dessaline y Petión, que establecieron y aún persiste, una clase dominante, y la otra furtiva y necesitada que llega a nuestro territorio colada por las partes porosas de la frontera en procura de comer.
Es@s haitian@s, a l@s que les queda muy bien el atuendo policial, tienen mejores condiciones intelectuales y culturales que nuestros policías; institución ya poco demandada por nuestros jóvenes; es el asidero institucional de unos perfiles foráneos.
Fui y soy un opositor, en cierto sentido, de la ley 168-13, porque asesina literalmente desde 1929 a seres humanos nacidos y criados de nuestro lado y que no deben pagar las consecuencias malvadas de un Estado desorganizado e irresponsable. Pero conozco quién es moren@ dominican@ y quién es moren@ haitian@.
Ya los tenemos incluso en nuestras Fuerzas Armadas; hay grados de oficiales en ell@s, medianos y superiores.
¡Cuidado con los compromisos políticos!, señores que manejan el Estado, empresarios, oligarcas, etcétera, que hay deudas que no se pagan nunca, ni todas las órdenes se cumplen, decía mi padre, sobre todo, si las de sentido humano dirigidas a esa masa urgida, les quitan el pan y la medicina a la nuestra, y si las de la parte institucional, los que usan sables y bastones gendarmes, son los que tendrían la capacidad de imponer un orden que es competencia propia y nos haga repetir la historia...

domingo, 21 de enero de 2018

AFROANTILLANA...

Falta de afecto estaba la negra; se le notaba en sus gestos cuando abría los estantes, vistos y revistos ya; lo buscaba más allá del toque de mano de su soledad; necesitaba el respiro, percibido en la melanina de su pelo, su lengua y saltones ojos; ese abrazo con enojo que es pura sangre en sus venas, ese beso que envenena, un corazón, un sonrojo; ¡negra!, ¡oh negra!, cabellos hirsutas, crespos, entretejidos en su simular de trenzas, que ni más ni menos te hacen hembra, entre mi amor, tus latidos...

sábado, 13 de enero de 2018

ENTRE PÉNDULO DE ALEGRÍA Y TRISTEZA, LA VIDA SIGUE...

¿Dónde te escondes amada,
de esas mieles que pasaron;
ocultaste en caracola
ese cuerpo de sirena?,
es luna llena y aurora
en el patio de la casa,
¿recuerdas?,
donde otrora,
aunque presente,
arrastra mi cuerpo el alma...

jueves, 11 de enero de 2018

A UN AÑO DE TU PARTIDA, MADRE...

¡Dime madre!,
Qué existe entre esa inercia, millones de años después, donde seres humanos no se acostumbran a la idea de ser mortales?; ya mis lágrimas carecen de sales, esas afluencias acuosas que lamíamos siendo niños, en mis mal querencias, pues aún emanan a caudales y raudales por nuestras mejillas; son eternas.
¿Acaso me observas, madre, desde allá, en tu puesto sideral?, donde te quiero encontrar, no importa dónde mi inerte cuerpo descanse; mi alma te dará el alcance dentro de su trajinar; eso me hace suspirar, en las caras de mis hij@s, niet@s, y un corazón que renace...

sábado, 6 de enero de 2018

ME DESPERTÓ LA VIDA...

Entre sueños de cornetas,
camino en las retretas
de esa música de marchas
en el parque de mi pueblo;
era majestuosa, sacra,
de nostalgias y leyendas;

Sí, me despertó la vida,
pensando en aquella hembra
de un danzante caminar
entre miradas de pasión,
y esa,
su risa sensual;

Me despertó la vida
y me sentenció el espejo,
me retrotrae muy lejos
hacia horizonte perdido,
mas, veo las flores,
recuerdo el nido,
olor a conuco nuevo...