jueves, 19 de octubre de 2017

¿Y CUAL SERÍA LA OCTAVA MARAVILLA DEL MUNDO?

Daiaaku, rey todopoderoso de los medas, Asia Menor, allá por los años 700 A.C., delegó en su nieta Amytis todo su poder, a nivel que ella se hizo obedecer por todo hombre, incluyendo Nabucodonosor, según la leyenda, y en nombre de la dama se instalaron los Jardines Colgantes de Babilonia; Ciro, tataranieto de Daiaaku, siguió el linaje de poder.

Cada día surgen cientos de aficiones sobre cosas que el ser humano asume como tal; mas, entre el olor a prado disperso por la lluvia profusa, vuelve mi mente, difusa, a hurgar tus carnes mojadas, bajo la abertura a ultranza a las nubes por insistente rayo de sol que asoma y brilla; se observa urgidos tus labios, es amor, es maravilla...

martes, 17 de octubre de 2017

PARA LA MEMORIA DE MIS HIJ@S...

En ´´LAS CUARENTA´´, de Rolando La Serie, en cuyo contenido no se aprecia desperdicio, llámame la atención y quisiera se plasme en la memoria de mis hij@s, la secuencia siguiente: ´´Aprendí todo lo bueno, aprendí todo lo malo, sé del beso que se compra, sé del beso que se da; del amigo que es amigo siempre y cuando le convengas, y sé que con mucha plata un@ vale mucho más; aprendí que en esta vida, hay que llorar si otr@ llora, y si la murga se ríe un@ se debe reír; la vez que quise ser bueno en la cara se me rieron, cuando grité una injusticia la fuerza me hizo callar, la esperanza fue mi amante, el desengaño mi amigo, cada carta tiene contra y cada contra se da; hoy no creo ni en mi mismo, todo es bulto, todo es falso, y aquel que está más alto es igual a los demás, por eso no has de extrañarte, si en una noche, borracho, me vieran pasar de brazos con quien no debo pasar´´... ¡Aprendí!; ¡Aprendí!!.

lunes, 16 de octubre de 2017

ANCLAS DE ANSIEDAD...

Por más que caminó, sólo tropezaba con esperanzas. Éstas cada día eran más verdes, apetecibles para las bestias y otras ramas que carnívoras soltaban sus filosas espinas para escarmentar las rosas. Las rosas eran lindas, hermosas; unas rojas, blancas otras, pero llevaban subrepticiamente sus espinas sublimes, esas que no brincan al tobillo; se van directamente al corazón  despertando con rasguños sus sensibilidades. Entonces se dio cuenta que el caminar sólo lo hacia libre porque podía huir, correr de las engañifas de las flores que rasgaban, del dulce que empalagaba, del amargo dulzor, y también del placer furtivo entre asechanza y fatigas de temor , y decide sentarse, buscando un rincón, recostado en cómodo sillón que le transporta a sueños mórbidos, en espera de lo mejor, de la maldad, quizás; haciendo cautivo el amor, lo menos malo o lo peor, no importa hiera, que llene la soledad...

domingo, 15 de octubre de 2017

Y SIGUE NOSTÁLGICO EL DOMINGO...

Y es que sólo la imagino entre el estrago del vino, la luz tenue del camino, entre los sueños, el olvido; ¿Por qué tu amor de quimeras?, si lucías tan sincera en la lívido de tus besos, entre gotas, que el cerezo, iluminaban tus ojos, tu sonrojo sin enojo de tu risa socarrera, socarrona y/o burlona, ¡oh mujer postrera!...

DOMINGO EN ESPERA...

Domingo de tensa calma,
entre pertinaz brisa otoñal
que hace más liviana la carga;
¡oh embarcación de siete mares!
que vierte su zafarrancho
en esa sitiería apartada
postrada en las anclas
de tu entorno arrinconado,
donde sigo enamorado
y deposito allí mi alma...

jueves, 5 de octubre de 2017

OTOÑO INCLEMENTE...

Como el viento sin norte
ni sur;
lento,
que irrumpe en tus recuerdos
con el crujir de las bisagras
y puertas de madera
entumecidas del tiempo;
vuelan los naipes que en mi mente
hacen retoños,
recreando,
con el clavel de tus labios
que la brisa lleva volando,
y con la rosa que ya seca
dejó su perfume rancio;

Otoño de maldad y miel
que a veces me hace creer
en su lozanía tersa,
besos tibios,
sabor a fresa,
entre su amargo y dulzor,
no espero tu cruel ocaso
si no la tengo en mis brazos,
¡devuélvame ya esa flor...!.

domingo, 1 de octubre de 2017

LA TENSA CALMA...

Y es que nos miramos el ombligo cuando la gran urbe mexicana ruge de sus entrañas, no importa la naturaleza de sus tectónicas placas, y nos enseña a Dios; gritos de desesperación en Puerto Rico, cuyo encanto se marchita entre la opulencia de un padre adoptivo que mira con desdén, se burla de Luis Muñoz Marín,y, sin proponérselo, enaltece a Pedro Albizu Campos; cuando nos toca aquí, en el patio, las improntas del Bajo Yuna, y sus ríos de lechos muertos por cementeras que construyen altas torres, y cianuro con brillantez de oro, que a todo el territorio arrasan su capa vegetal.

¡Oh calma ´´chicha´´, de la que habla Arturo Ortega Morán, que ´´no es aquella que cura la fatiga, ni abre espacio a la meditación, ni remanso en la turbulencia de la vida. Hablar de calma chicha es hablar de otra quietud, la que desespera, en la que no hay negro ni blanco, ni frío ni calor, ni mal ni bien... la que sabe a muerte. Termina la cita.

Entonces hago nostalgia de Raíces y Memorias, de nuestra autoría, y pienso todo sigue su agitado curso, como allá, en el batey, que la normalidad se hace presente por la costumbre del mal, cuando observamos de regreso las caras pintadas de lodo seco y el polvo que cubre hasta las pestañas. Se reanuda el batey con todo y el catarro de l@s niñ@s, cuando a lo lejos y atraído por la cálida brisa, se siente berrear un chivo, sureño, de esos llamados ´´bobó´´, que hieden a distancia, atento quizás al retumbe de los cueros, que se escucha tímido, pero amenazante, ritual, alegórico, invitando a las velloneras a emitir su mensaje de cotidianidad; pues ´´Cuto´´, el electricista del Ingenio, esposo de ´´Nora´´, la costurera, prende la planta a las cinco de la tarde, y la música nos avisa que la vida sigue...